LA SABIDURÍA DE PITÁGORAS


LA SABIDURÍA DE PITÁGORAS

En existencias

8,00


La sabiduría pitagórica se despliega sola por mediación de los iniciados que actúan como almas y no se puede aprender en las aulas mediante el intelecto. Hay que vivirla en la vida y para ello se necesita una firme determinación. El Maestro E.K. es un ejemplo de tales iniciados y vivió la Sabiduría Eterna en sus múltiples formas. Dio una visión concisa de la sabiduría pitagórica a un grupo de buscadores de Paris en 1983, de la cual surgió este libro 9 años más tarde.

Las enseñanzas contenidas en este libro contribuyen a que los lectores comprendan la unidad de la Sabiduría Eterna que ha sido expuesta de las más variadas maneras según las diferentes épocas y lugares del mundo. El objetivo es llevar a cabo la fusión espiritual entre Oriente y Occidente. Este libro nos proporciona también el enfoque de la Sabiduría propio de un iniciado. Estamos seguros de que el contenido de este libro ayudará de muchas maneras a muchos buscadores de la verdad.

Contenido:
Prefacio; Introducción, Vida y Sucesos; Las Enseñanzas de Pitágoras; El Teclado Pitagórico; Los Triángulos Pitagóricos; El Tetraktys; Los Números Pitagóricos y Los Ciclos de la Creación; El Señor de los Números y El Señor de la Forma; Comentario sobre los Aforismos De Pitágoras; La Comunidad Pitagórica

Muestra

Las Enseñanzas de Pitágoras

Me pregunto, ¿hoy, es el hombre el que administra los negocios, o son los negocios los que están administrando al hombre?. Entremos a considerar algunos ángulos de la visión de Pitágoras y de su manera tan particular de expresar la verdad. Hoy vamos a entrar en sus enseñanzas, que fueron esencialmente agradables y llenas de humor, y sin embargo, muy profundas.

1. Es deber de todo estudiante espiritual hacer que antes de morir haya un necio menos en la Creación y ese necio es uno mismo. También ha de hacer que haya un sabio mas en la Tierra, y ese sabio es también uno mismo. Aparte de eso uno puede hacer lo que quiera. Esto es lo mínimo que se puede esperar de un estudiante espiritual.

2. Quien no es dueño de su tiempo, de su mente, de sus sentidos, de sus pensamientos e ideales, es esclavo de todas las criaturas de este mundo.

Hasta que no seamos dueños de nuestro tiempo, cualquier necio que pase por la calle podrá hacer uso de nosotros. Esto es lo que Pitágoras quería decir con esta frase. Hay mucho que pensar sobre esta proposición. Creo que nos llevará más de una década hasta que podamos entender el significado completo de esta afirmación, pues todo depende de cómo entendamos nuestro tiempo y la duración de nuestra vida. No solemos darnos cuenta de la importancia que tiene nuestro tiempo de vida y de lo rápido que se termina, ni entendemos que deprisa se va y como se malgasta. Pero a menos que nos hagamos conscientes de ello, no podremos comprender ni apreciar por completo esta afirmación.

Dejamos pasar el tiempo a la ventura y pasamos muchas tardes o noches en los bares y casinos. El jugador de cartas se pasa las tardes, las noches y todo el fin de semana de esta manera, y ¿cuál es el resultado…? Lo que Pitágoras quiere decir es que la sabiduría consiste en estar contento. Toda actividad que no nos da satisfacción no es sino una actividad mecánica. La máquina humana tiene su propio desgaste natural, y no podemos compensar el tiempo que malgastamos, pues cuando se malgasta nuestro tiempo -sea un minuto, una hora o un día-, no se puede recuperar para volver a hacer las cosas mejor. Sólo podemos contar con el tiempo que nos queda y todo el tiempo que malgastamos se ha ido para siempre. Si nos gastamos el dinero, podemos ganarlo de nuevo; si perdemos nuestros bienes, podemos recuperarlos otra vez; si desaprovechamos una oportunidad, podemos volver a tenerla nuevamente; pero si malgastamos el tiempo, se malgasta la vida y no hay reloj de pulsera ni de pared que nos lo pueda devolver. Así pues, a medida que nos vamos dando cuenta de la importancia de la vida, iremos tomándonos más en serio esta afirmación de Pitágoras.

Examine esta categoría: Libros Dr. E.K.