ASHRAM Instrucciones para entrar


ASHRAM Instrucciones para entrar

En existencias

8,00


Es posible entrar en los ashramas de los Maestros si uno mismo adopta las reglas y prácticas ocultistas fundamentales. El enfoque emocional no lo conduciría a uno al ashrama y en la medida en que uno tiende a ser poco práctico, uno se descarrila del sencillo y normal viaje de la vida.

En 1993 el Dr. K. Parvathi Kumar fue invitado a enseñar sobre temas variados de sabiduría en la Biblioteca Teosófica de Buenos Aires, Argentina. El grupo pidió ardientemente al Maestro narrar la naturaleza y características de un ashrama de un Maestro y la práctica específica a adoptar para entrar.
18 años más tarde, los grupos comenzaron a demandar el contenido de la charla. A medida que la demanda fue cobrando fuerza, el Maestro hizo entrega de esta sinopsis. El cuadernillo es una guía práctica para aquellos que tienen la intención de hacer aventuras internas y, eventualmente, encontrar la belleza oculta de la Naturaleza dentro y fuera. Está dirigido a los buscadores sinceros.

Muestra

Introducción

Desde el advenimiento de una nueva ola de la teosofía a través de la valiente dama Señora HP Blavatsky, ha habido un considerable interés emergente en los aspirantes en relación al mundo supra-mundano. El mundo supra-mundano tiende a ser una realidad para muchos aspirantes y discípulos. Esta ignición a la aspiración más tarde es desencadenada por Sri Aurobindo, que había hablado enfáticamente de la realidad supra mental. Este concepto de supra mental no es diferente de las experiencias súper mundanas de la Señora HP Blavatsky y las enseñanzas correspondientes. Las enseñanzas del Maestro Tibetano, Djwhal Khul Maestro, también hacen hincapié en la trascendencia humana hacia lo supra mental como el paso inmediato de la evolución.

La Señora Blavatsky, Sri Aurobindo, la Señora Alice Bailey y muchos otros iniciados experimentaron a los seres supra-mundanos así como también el plano supra mundano. No sólo experimentaron la presencia de los seres supra-mundanos, sino que también recibieron su orientación y asesoramiento protección. Ellos habían hecho incluso escritos que emergieron como impresiones desde el plano supra mundano. Las historias de vida de muchos discípulos indican los lineamientos para el hombre mundano de los seres supra-mundanos. Los escritos de la Señora Blavatsky estimularon a los aspirantes a evaluar, adivinar y si es posible imaginar los bellos ashramas de los Maestros de Sabiduría, quienes tienen resplandecientes cuerpos supra mundanos. Las Escrituras hablan de grandes Maestros de la Sabiduría, que viven en una variedad de cuerpos resplandecientes, que van desde lo sutil al causal y del dorado, al diamante. Sus andares y la belleza de su ashrama atrajeron a muchos y los absorbió en un mundo de inspiración, mientras que muchos fueron también atraídos hacia el aspecto emocional de los ashramas. Hoy en día hay muchos aspirantes que deseen experimentar de los Maestros y sus ashramas. Ellos buscan desesperadamente entrar en los ashramas de los Maestros.

Es posible entrar en los ashramas de Maestros si uno mismo adopta los reglamentos y las prácticas ocultistas fundamentales. El enfoque emocional no lo conduciría a uno al ashrama y en la medida en que uno tiende a ser poco práctico, se descarrila del viaje normal y sencillo de la vida.

Muchos aspirantes son emocionales y afirman que cuentan con la presencia de un “Maestro de Sabiduría”, y que han tenido la experiencia del Ashrama de un Maestro. Quien haga tal afirmación no puede ser creído. De hecho, sus afirmaciones deben ser descontadas y se desechadas. Un discípulo, quien afirma haber entrado en el Ashrama de un Maestro, nunca habla de tal entrada. Porque, tal discípulo se rige por el sello del silencio. Sólo un aspirante emocional hace reclamos emocionales y se jacta sobre de su entrada en variedad de ashramas y de encuentros con los Maestros. Los que afirman haber entrado son demandantes de falsos y los que realmente entran, no aseguran. Esa es la realidad.

Examine esta categoría: Libros Dr. K.P.K.