MENSAJES VOLUMEN III

En existencias

17,00


Kulapathi Ekkirala Krishnamacharya, conocido como Maestro E.K. entre sus seguidores, viajo siete veces por países europeos durante el periodo de 1972 a 1983. Realizó conferencias en varios lugares a petición de los grupos. Ahora se han reunido algunas de esas conferencias en tres volúmenes titulados en español "Mensajes".

El Maestro E.K. ha sido un Maestro inspirador. A través de los libros publicados, sus enseñanzas continúan inspirando a una determinada parte de la humanidad, incluso 18 años después de su salida del cuerpo físico. Estas enseñanzas se han publicado a petición de los porpios lectores. El presente volumen contiene múltiples enseñanzas que muestran las numerosas facetas de la sabiduría.

Muestra

El Estado Yóguico

El estado yóguico es el cuarto estado de la consciencia. Aquí se presentan unas cuantas experiencias del estado yóguico. Durante este estado de consciencia, tu mente y tus sentidos no trabajan, pero tú trabajas plenamente consciente. Las dos primeras cosas que podemos comprender ocurren mientras dormimos. Siempre que estamos durmiendo, la mente y los sentidos no están trabajando, pero en el cuarto estado de la consciencia, aunque la mente y los sentidos no estén activos simultáneamente, es cierto que estás plenamente consciente, a la vez que trabajas. Aunque tengas los ojos abiertos de par en par, no ven, la mente no permite que los ojos vean en este estado de consciencia. Por ejemplo, hay dos cosas bonitas ante tus ojos, pero tus ojos no las ven ni la mente permite que las veas. Esta es la condición del cuarto estado de la consciencia. No has cerrado los ojos a estos dos objetos, pero los ojos nunca los han visto, y la mente nunca ha permitido que los veas. Este es un ejemplo de una parte de una experiencia de un estado yóguico.

A veces también podrás disfrutar de este estado plenamente. Por ejemplo, cuando ves un objeto sin recordar el nombre del objeto. La palabra reloj debería venir a tu mente, ya que el objeto existe para ti. El color no existe para tu mente, pero el objeto existe. La forma no existe para ti, sin embargo el objeto existe. Igualmente, todas estas cosas a tu alrededor, todas estas personas existen para ti; pero los nombres, caras, relaciones e impresiones no existen para ti. Para nosotros todo existe sin que tengamos impresiones de ellos. Seguramente has experimentado esto muchas veces, aunque no te hayas dado cuenta. Si eres capaz de darte cuenta, podrás entender fácilmente que este es el estado yóguico.

Examine esta categoría: Libros Dr. E.K.