EL MAESTRO DEL MUNDO

En existencias

18,00 €
12,12



Un Avatar es el descenso del Uno Omnipresente, para ser uno con los seres. Él desciende para defender la ley y establecer la ley en los seres. Entre estos Avatares, Krishna el Avatar está considerado pleno y completo, no sólo por los Puranas y Itihasas sino también por las acciones del Señor como Krishna. La rueda de luz que surgió de él ha estado perforando a través de la envoltura de oscuridad que descendió en torno a él durante su tiempo y los tiempos actuales. Los hechos reales en la historia de tal “Maestro del Mundo” han llevado a crear la forma de este libro.

Muestra

Extracto del Capítulo 12

Vidura: Si la gente se siente enojada, esto se suma a la conducta diabólica. Ayudar a los demás y trabajar por el bienestar de los demás, es la única forma de liberación. Incluso para salvarse uno mismo, no hay un método mejor. Entre diez casas de paja, si una se incendia, ¿Cuál debería ser el comportamiento de la gente para las otras casas? Deberían ayudar a extinguir el fuego de la décima casa. Si no, pierden sus casas. Esta es la naturaleza de la verdadera ley. Por lo menos para salvar sus propias casas, ellos deberían ayudar a la gente de la casa en llamas. Ya sea voluntaria o involuntariamente, uno debería seguir la ley. Aquel que quiere auto-protección debería seguir la ley sea voluntaria o involuntariamente. Para aquellos que están dispuestos, la Ley aparece como el Señor Narayana. Para aquellos que no están dispuestos, ésta aparece como Yama, el Señor de la dispensación divina. La Ley levanta su cabeza como una cobra en contra de quienes se oponen a ella. Aguijonea a los que son descuidos y permiten la injusticia. Esta ley está siendo ignorada por los civiles hoy en día. El resultado es que los gobernantes han resultado ser diabólicos y están saqueando el público. El camino de la ley es muy sutil y difícil de entender. En esos momentos, el Señor Narayana, el Morador de los seres se manifiesta como un avatar.

Haridas: Un día cualquiera puede reclamar que él es la encarnación del Maestro del Mundo. Cualquiera puede engañar a las personas. ¿Cómo reconocer al verdadero Maestro Mundial y salvarse de ser engañado? ¿Cuáles son las señales verdaderas de la identidad del Maestro del Mundo?

Vidura: Nadie tiene que esforzarse para reconocer el Instructor del Mundo. Él no requiere ser reconocido. Por otra parte, su actividad hace que la gente poco a poco Lo reconozca sea que Lo aceptan o no. Nuestro deber es tratar de saber qué se espera de nosotros. Es suficiente si realizamos nuestro trabajo en la acción. Aquellos que ignoran sus deberes para con sus semejantes y viven en dulces expectativas de reconocer el Instructor del Mundo, son derrotados. Viven como los agentes de publicidad o como pedazos en boca de los demás. Sus energías y el tiempo de vida se pierden. Viene a ser un auto-engaño, si alguien espera que el Instructor del Mundo debiera bajar a la Tierra de acuerdo a sus expectativas piadosas, a hacer algo por ellos, para conceder el pan y la mantequilla y conferirles la salvación. Los que esperan a Dios como un siervo, que lava sus pecados a voluntad, saben cómo sobornar a Dios en el nombre de la adoración y por lo tanto se engañan a sí mismos y a los demás. El Maestro del Mundo no puede ser visto por ellos, aunque Él está allí con ellos. Hay que rectificar la vida individual y el elemento personal de modo que no sea un problema para sí mismo o para otros. Luego debería tratar de entender lo que se espera que haga a su vecino, amigo y al pariente. Sólo éste puede reconocer el Instructor del Mundo y Su plan. Otros ven en Él sólo un zumbido ordinario, como el de ellos mismos. Esta es la ley tal como la entiende el siervo del Señor, Vidura.

Qué los gobernantes gobiernen de acuerdo a la ley.
Qué las personas viven una vida sana y positiva.
Qué el ganado y los sabios sean honrados.
Qué todos los planos de la existencia estén en paz.

Examine también estas categorías: Libros Dr. E.K., Ofertas, Productos en promoción