SARASWATHI - LA PALABRA


SARASWATHI - LA PALABRA

En existencias

11,00


Todo principio en la Creación es visto como una deidad en el mundo esotérico. La Diosa de la Palabra es llamada Saraswathi, que literalmente significa “el flujo”. Es el flujo de la energía como Consciencia, también llamado “la palabra”. La Palabra fue reconocida por los sabios antiguos como el trasfondo de todo lo creado. Emana de la Existencia Pura. Todas las escrituras le dan una importancia preponderante a la Palabra porque ésta emerge en forma periódica y se manifiesta en formas multifacéticas para retornar una y otra vez al Origen, es decir, a la Existencia Pura.

Contenido:
Introducción; Suktam 1 – 18; La Varita Mágica del Siete; Invocación del Sonido y la Luz.

Muestra

Intuición

Existe una forma, una manera inteligente de trabajar con el pensamiento. Esta es la imaginación.

La práctica regular, profunda e intensa de la imaginación nos lleva a la visualización. No se trata de un soñar despiertos. Los fantaseadores no tienen ni la voluntad ni la constancia. Trabajan raramente con la voluntad, y mucho menos pueden, por lo tanto, dirigirla.

La imaginación es científica. Todos los científicos son imaginativos. Julio Verne, Madam Curie, Niels Bohr, Albert Einstein, etc., eran imaginativos. La imaginación es la base de toda creatividad. “Imagine, visualize y cree” son las instrucciones para la Magia Blanca. Todo científico es profunda e intensamente imaginativo. Su intensa, focalizada imaginación, llama a la puerta de la intuición. Se produce el destello de una idea y el invento toma forma. Ese es el proceso de Magia Blanca con un científico. Abraham Lincoln, Mahatma Gandhi, y otros como ellos, son científicos sociales. Su intenso y focalizado interés para el bienestar de la sociedad les permitió desplegar los medios para trabajar para su beneficio. Jesucristo, Buddha, Pitágoras, Moisés, Zoroastro y otros, son científicos espirituales. En cualquier campo de actividad, los pensamientos imaginativos nos llevan a funcionar intuitivamente. ¡La función intuitiva es la función del Alma!

Espero que algunos de vosotros hayáis leído el libro escrito por Richard Bach, “Juan Salvador Gaviota”. En este libro, Juan Salvador es instruído por su Instructor: “ Si tú quieres estar en la cima de una montaña, estarás allí”. Juan preguntó:¿“Cómo es ésto posible?” el Instructor dijo: “Esto es posible. Cierra tus ojos y piensa que tú estás allí”. Juan pensó. Entonces el Instructor dijo: “Abre los ojos” y Oh! ¡ Juan estaba en la cima! Tal es la belleza de la velocidad de la Palabra, cuando nosotros sabemos como trabajar con Ella como pensamiento.

Examine esta categoría: Libros Dr. K.P.K.